UITA reclama a los sindicatos mayoritarios y de funcionarios que dejen de acosar al personal laboral propio con la intención de dejar sin funciones a la plantilla

NO POR MUCHO REPETIR UNA MENTIRA SE CONVIERTE EN VERDAD

La sección sindical de UITA en Cádiz ha mostrado su rechazo y su indignación ante la “última jugada” de los sindicatos de funcionarios y mayoritarios (UGT y CCOO) para dejar sin funciones al personal laboral propio, pidiendo la dimisión del director provincial del SAE en Cádiz, Alberto Cremades, por organizar al personal en función de sus necesidades.

Según la noticia aparecida el pasado 10 de diciembre en La Voz de Cádiz, los sindicatos de funcionarios CSIF y SAF junto con CCOO y UGT que tienen representación entre nuestro colectivo, han pedido su dimisión por “la política aplicada con el personal funcionario desde que tomó posesión de su cargo y que, a juicio de los representantes de los trabajadores está ahondando en la desfuncionarización de la agencia”. En este sentido, podemos decir que UITA entiende que lo primero que tienen que hacer estos sindicatos es documentarse con respecto a las cifras de personal que componen la Agencia SAE en Cádiz que, según los presupuestos para el 2020 de la Junta de Andalucía son 23 trabajadores/as funcionarios/as, 4 trabajadores laborales del VI Convenio y 312 trabajadores/as pertenecientes al personal laboral propio de la Agencia, como se ve, el porcentaje de personal laboral propio es muy superior como Agencia de Régimen Especial que es y además hay que añadir que este personal propio está afectado por cuatro convenios colectivos diferentes (FAFFE, UTEDELT, Promotores y Mentas y Escuela de Hostelería de Cádiz).

En segundo lugar, lo que tendrían que hacer es asegurarse de qué tareas realizan estos/as trabajadores/as, ya que en ningún momento sustituyen a ningún funcionario/a en ningún departamento o servicio, ni realizan funciones o tareas que supongan una potestad administrativa. En este sentido, nos parece una vergüenza que se siga atacando con que el personal está realizando potestades administrativas cuando saben perfectamente que las labores desempeñadas nada tienen que ver con esa cuestión. La intención de estos sindicatos es imponer entre los representantes públicos y la ciudadanía un concepto de potestad que abarca cualquier gestión, por mínima que sea, en la administración. Le preguntamos a estos sindicatos ¿Por qué no van en contra de las externalizaciones de servicios que hay en la administración y que supone en muchos casos la gestión de expedientes de especial sensibilidad? ¿Por qué todo lo que hace el personal laboral propio es potestad pública y lo que hace el personal laboral del VI convenio no lo es siendo ambios personal laboral?.

De la misma manera, le recordamos que existen varios informes jurídicos que dejan claras las funciones que puede realizar este personal propio y que no implican potestad pública y además, nos consta que se ha hecho un estudio serio de las funciones del SAE por parte de la Secretaría General de Regeneración, Racionalización y Transparencia que pone en evidencia que son escasas las funciones que son potestades públicas y que esperamos que se haga público lo antes posible para que las potestades públicas dejen de ser arma arrojadiza contra este colectivo.

Pero lo que más nos molesta de esta publicación es que CCOO y UGT que tienen representación entre el personal laboral propio vaya en contra del colectivo por un puñado de votos entre los funcionarios. Son muchas las veces que hemos repetido que no se puede estar defendiendo una cosa y la contraria y engañando a los trabajadores con que se preocupan por el colectivo cuando solamente buscan su propio beneficio electoral. ¿Cómo se puede estar pidiendo dejar sin funciones al personal laboral propio y después decir que son los únicos que defiende al colectivo en las mesas generales de función pública? ¿Así nos defienden?

Desde nuestro sindicato no nos movemos por intereses personales de trabajadores concretos, sino que defendemos a todas las personas que cada día, a pesar de los insultos, los ataques gratuitos, las amenazas y los agravios, desempeñan su trabajo conforme a las directrices que dan quienes tiene asignadas tales competencias, porque tenemos muy claro que no por repetir una mentira, ésta se convierte en verdad, y una vez más en esta noticia se falta a este principio básico.

No existen comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.